domingo 30 de abril 2017 | 09:01

Incongruencias políticas: casos PRSC y PLD

Opinion, * | lun, 19-dic 10:16 Por: GUILLERMO CARAM

Guillermo Caram

La congruencia o coherencia, entre dichos y hechos, presentes con pasados, constituye factor imprescindible en políticos y gobernantes para inspirar confianza de decisiones y acciones. Su falta, resta credibilidad a lo que dicen o hacen; afectando adhesiones de ciudadanos y resultados gubernamentales, perjudicando democracia y organizaciones. Y autodestruyéndose los propios protagonistas.

 

En el PRSC por ejemplo, legisladores que alcanzaron curules gracias a la alianza opositora forjada para elecciones celebradas hace apenas seis meses, se apartaron de sus lineamientos al debatirse la elección de la JCE y ahora enfilan sus cañones sobre los arquitectos que forjaron dicha alianza; incluyendo específicamente contra quien esto escribe que, dicho sea de paso, no tiene en agenda convertirse en manzana de discordia que obstaculice el reencuentro reformista.

 

En el PLD, su presidente acaba de retomar el discurso del milagro supuestamente implantado por ese partido cuando todas las evaluaciones internacionales reprueban sus resultados así como sus propias cifras oficiales, desmintiendo que nos encontramos en lo dibujado por detentadores del poder.

 

Como esa alusión al milagro está inspirado en la experiencia alemana reconstruida después de Segunda Guerra Mundial, es conveniente retrotraer, para comparar, resultados del verdadero milagro: El desempleo en Alemania era del 11 % en 1950, disminuyendo a 1,3 % en 1960. Las exportaciones crecieron y las empresas elevaron su productividad haciendo que la participación de exportaciones dentro del PIB se duplicara hasta convertirse en potencia proveedora de recursos, después de ser receptora de fondos para su reconstrucción.

 

Contrariamente nosotros, en 20, no 10 años, la tasa de desempleo se mantiene igual. Las exportaciones se redujeron de un 23% del PIB a un 12% siendo este año importar US$6851 millones más que lo exportado. Todo por políticas, predominantemente peledeístas, estructuradoras de economía dependiente, especulativa, consumista e informal; contrario a milagros.

 

Partiendo de lo fiscal, cuya indisciplina contrasta con la disciplina alemana, generando déficits: Para cubrir cargas fijas y amortizaciones, al gobierno le faltarán RD$45,000 millones en 2016 sin contar gastos de capital, teniendo que procurarlos mediante préstamos. Con razón la deuda ha subido, en 20 años, a 52% del PBI, convirtiéndonos en deudores consuetudinarios, a tasas de interés elevadísimas, desalentadoras del sector productivo que recibe menos préstamos que la sumatoria de consumo más Estado. Sobre esta economía especulativa se monta una informalidad del 55%, contrario a la formalidad germana.

 

No hay pues congruencia entre los dichos peledeístas y los hechos; como no hay entre reformistas que alcanzaron curules gracias a una alianza que hoy prontamente desafían haciéndole daño a la democracia dominicana, a sus organizaciones; autodestruyendo la imagen que ellos habían labrado de si mismos.

El lector acepta todos los Términos de Uso y las Políticas de Privacidad de DominicanosHoy.com. Las opiniones son de los lectores; DominicanosHoy.com no se compromete por los mismos. No permitimos se difame e injurie a ninguna persona por este medio y nos reservamos el derecho de publicar u omitir cualquier comentario.